Gloria Valdez

Educación, Música y Artes

Danza y nutrición, parte 1

Deja un comentario

Lic. en Nutrición Aída Payad

El ejercicio implica una mayor demanda de energía por parte de todos los componentes de organismo. Esta premisa debe tomarse en cuenta para evitar disminuciones de peso excesivas, estados carenciales o deficiencias nutricionales. Muchos individuos que se ejercitan o bailan tienden a controlar rígidamente su entrenamiento, su dieta y sus condiciones de salud para mejorar su rendimiento y su desempeño.

El bailarín, como todo el que se ejercita disciplinadamente, desarrolla una conciencia detallada de su cuerpo, que a veces se traduce en una compulsión por entre­nar o practicar y que deriva en un restringido consumo energé­tico. Para algunos deportistas, por ejemplo, la vida media de su deporte es relativamente corta o, bien, las demandas de su perfeccionamiento físico son tales, que se presionan a entre­nar de una forma excesiva. Más aún, la danza demanda un porcentaje de elasticidad muy alto en contraste con un porcen­taje de grasa corporal muy bajo, con límites estrictos del peso corporal, por lo que se tiende a acentuar el desequilibrio entre ingestión y consumo calóricos. No hay recomendaciones o lineamientos “mágicos” para tales atletas. Se requiere una ase­soría especializada y si es necesario un apoyo nutricio periódi­co. Por eso, es prudente establecer una relación de confianza entre el danzante y el especialista en nutrición.

La danza es un ejercicio que condiciona al cuerpo a desarrollar fuerza y resistencia, a la par con flexibilidad y esti­ramiento. Los bailarines desarrollan sentido del ritmo, agilidad y equilibrio con mayor perfeccionamiento que muchos otros atletas. El bailarín aprende a controlar su cuerpo tornándose más sensible hacia él, como su reflejo y su instrumento.

No existe el cuerpo perfecto para la danza. A ese res­pecto, es más relevante el sentido del movimiento y la música, aunado a una buena percepción del ritmo y una buena coordi­nación que un arquetipo corporal. Existen diferencias anatómi­cas entre hombres y mujeres que hacen más fácil realizar cier­tos movimientos de acuerdo con el sexo. Los hombres tienen una mayor proporción de músculo y una estructura pélvica compacta con un torso más ancho, lo que aumenta su centro de gravedad, concentrando su peso en el torso. En contraste, las mujeres tienen un mayor contenido de grasa genéticamen­te determinado, y su pelvis es más ancha que el torso, lo que resulta en un centro de gravedad menor, que necesariamente mejora su balance y su equilibrio. Además, las mujeres tienen huesos más ligeros y articulaciones más relajadas, lo que les confiere mayor flexibilidad.

Es pertinente mencionar que un menor porcentaje de grasa incluye ventajas físicas y mecánicas para los bailarines, porque aumenta su cociente de fuerza sobre peso. Esto quiere decir que con tal proporción se disminuye la carga “inútil” que el atleta debe soportar. Además, le brinda un efecto estético y físico notable. Así, es frecuente observar que los bailarines se presionan constantemente para mantener su porcentaje equili­brado de grasa y peso, que los pone en riesgo de tener reque­rimientos nutricionales por debajo de lo recomendado, aún en condiciones de ejercicio constante. El cuadro 1 muestra los porcentajes de grasa corporal promedio en va­rios grupos de atletas como un criterio compa­rativo.

IMG_0809.PNG

La lucha por disminuir los porcentajes de grasa corporal y el peso puede llevar a una restricción considerable de energía, un exceso de entrenamiento y a diversos trastornos de la alimentación. Comparativamente, un nivel de grasa por debajo de lo normal recomendado puede ocasionar la pérdida desigual de calor corporal y una menor protección de los órganos sometidos a ejercicio constante.

Revista virtual de promoción y difusión de danza y artes escénicas

Anuncios

Autor: gloriavaldez

Sus más de 29 años de experiencia en la educación la han llevado a ocupar diversos cargos; Docente en Escuelas Públicas y Privadas de Educación Básica, Asesora de Artes en Escuela Normal Superior, Maestra en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey así como en la Preparatoria N° 1 de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Actualmente es Asesor Técnico Pedagógico en Educación Básica, Catedrática de la Escuela Normal Superior e Integrante del seleccionado de expertos del Centro Nacional de Evaluación. Su talento, trabajo y dedicación la han llevado a elaborar diversos materiales educativos, entre los que destacan libros y serie de obras publicados por Editorial Trillas. Actualmente comparte sus conocimientos y experiencia impartiendo conferencias, cursos, seminarios y talleres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s